Sin categoría

ZUCKERBERG ES DIOS

Publicado el 22 de septiembre de 2016, en http://gusvazquezlopez.blogspot.mx/2016/09/dios-es-zuckerberg-alvarado-y-juanga.html

DIOS.

m. Ser supremo que en las religiones monoteístas es considerado hacedor del universo.(RAE)

La Wikipedia Recupera:

Dios es el nombre que se le da en español a un ser supremo omnipotenteomnipresenteomnisciente y personal

(…)

En las religiones monoteístas ―bajaísmocristianismoislamismojudaísmokrisnaísmo y sijismo―, el término «Dios» se refiere a la idea de un ser supremo, infinito, perfecto, creador del universo, que sería pues, el comienzo y el final de todas las cosas. Dentro de las características principales del Dios supremo estarían principalmente:

Omnipotencia: poder absoluto sobre todas las cosas;

Omnipresencia: poder de estar presente en todo lugar;

Omnisciencia: poder absoluto de saber las cosas que han sido, que son y que sucederán.

(Fin de la cita de la Wikipedia)

Si consideramos solo este, cortísimo y simple resumen, que representa a extractos de resúmenes de tesis y tratados muy serios, casi todos desde el punto de vista de filósofos, antropólogos, sociólogos y teólogos, podríamos decir que desde la aparición del Facebook, Mark Zuckerberg es Dios, en el Facebook.

Tiene el poder absoluto sobre todas las cosas (que pasan en Facebook), puede estar presente en todo Facebook y es capaz de saber lo que ha pasado, pasa y pasará en y con Facebook.

Pero…

¿Por qué vale tanto esta empresa, surgida de una idea, surgida de otras ideas y alimentada con muchas más ideas?

Fácil: Control y precisión, al registrarnos en Facebook, nos sometemos a nuevos y distintos códigos de conducta, morales, de convivencia, de publicidad y de conocimiento, proporcionamos nuestros datos, con el objetivo de estar al alcance de datos de alguien más y con ello, Facebook, sabe todo de nosotros, no solo sobre nuestras características personales, sino de consumo, de movilidad, de intereses, lo que la hace una valiosa herramienta de mercadeo para el consumo y la generación de productos.

No tiene ni siquiera que vender publicidad, hoy ya no es más el Internet, sino el Facebook, nuestro nuevo universo virtual, en el que creemos que damos a conocer lo que queremos, en donde pensamos que lo publicado en nuestro muro es lo que los demás piensan o saben de nosotros, somos protagonistas, en este universo paralelo, de vidas más resumidas, pero más entretenidas e interesantes.

Hemos visto mucho en Facebook y a la vez lo que se ve es poco, casi nada.

Damos pésames, hacemos ejercicio, transmitimos en vivo videos de nuestras vidas, somos celebridades, incluso podemos definir el éxito de una actividad, de unos alimentos o de un pensamiento, con la cantidad de “Me gusta” que recibimos.

Vivimos en otro mundo, nos sustraemos a éste, o al otro, al real, en el que nacimos, con la facilidad con la que se puede tomar un teléfono y apenas dar un par de clics, recorremos apáticos, desinteresados, y luego morbosos y ávidos, las vitrinas de nuestros iguales, a los que parece que les va muy bien, que les ha sentado la dieta, vemos fútbol, vamos a conciertos, sin necesidad de movernos de nuestros calientitos asientos personales.

Así nos ha tocado vivir, incapaces, o eso creemos, de poder mejorar nuestra realidad, hemos decidido crear otra, más resumida, más light, pero más bonita y entretenida en este nuevo universo, que si me apuran es apenas el inicio de una Matrix, que se está volviendo realidad. Al tiempo.

He escuchado que “el Bronco” y Kumamoto  ganaron gracias al Facebook, no estoy seguro, pero sí creo realmente que nadie que esté peleado o sea ajeno a esta red social, puede ganar hoy en día una elección.

Finalmente, una reflexión: nadie es tan guapo como su foto de perfil ni tan feo como la foto de la credencial de elector.

Alvarado y Juanga.

Conocí a Nicolás Alvarado en una oficina de Polanco, era director de una revista y comenzaba a tomar notoriedad por su participación en el noticiero matutino de televisa, lo fuimos a visitar un señor cachetón y yo, para invitarlo a comentar un libro de agua que habíamos desarrollado en el lugar donde trabajábamos, sin más, pidió la fecha y aceptó; tuvimos solo que confirmar una vez con una secretaria, la cita fue una tarde lluviosa de otoño en la Casa del Risco en San ángel, la antigua casa de Isidro Fabela, donada al Estado de México, a través de su gobierno y que es un magnífico espacio para la cultura. Nicolás fue puntual, hizo sus comentarios sarcásticos, fue, desde su óptica simpático, abordó el tema con su particular y ácido humor, reconoció a los otros presentadores, en particular a un señor, que ya nada más por la edad y la trayectoria pública merece respeto y recibió gustoso el árbol de la vida que se le presentó como agradecimiento a su participación, sin más, agarró su libro, su árbol de la vida, estrechó a lo mucho 2 manos y se fue.

En otro momento en particular lo vi muy incómodo en su programa de foro tv entrevistando al burro de Shrek encarnado en Eugenio Derbéz, que daba la enésima entrevista promocionando a su telenovela para cine, era tan evidente la tensión que la contagiaban, la transmitían, ambos obligados a hacer algo que no querían, supongo.

Recientemente, su asincrónica participación en Milenio diario, que le causó tantos inconvenientes y un rechazo casi tan unánime como el de Trump, me han hecho reflexionar sobre el otro protagonista de esa historia, digna de nuestro telenovelero folclor, Juanga.

Todos nos sabemos las canciones de Juanga, TODOS, no todas, no muchas, algunas, o una, pero todos, ¿por qué? No es que las hayamos escuchado hasta el cansancio, estoy seguro que he escuchado más el tono del conmutador (el tema de la película “el golpe”), simplemente creo que se trata de letras muy nobles, sencillas y pegajosas, predecibles si quieren, pero muy pegajosas, no puedo, más bien no quiero criticar algo que tantos disfrutamos, aunque sea poquito, tampoco es mi deseo tomar postura o partido, pero a los difuntos no los podemos fastidiar, por el simple hecho de que no nos pueden contestar, por eso, cuando alguien se mete con un difunto, sobre todo con uno tan querido por tantos, sale así de raspado como Nicolás, que a su vez, ejerció algo que tanto abrazo, cuido y respeto: su derecho a expresarse. Así la vida y la muerte.

Anuncios
Estándar
Sin categoría

HACE 6 AÑOS

OSCAR, ERECCIÓN Y CALOR.

OSCAR, ERECCIÓN Y CALOR.

Hola una vez más, me da mucho gusto retomar hakuna matata como la vía de expresión propia y por tanto solo de mi entera responsabilidad. Apenas acabando febrero, me encontré una vez más con la entrega de los premios Oscar de la academia de ciencias y artes cinematográficas de los Estados Unidos, ciertamente me precio de ser un asiduo seguidor de la entrega y de las ganadoras, cuento entre mi colección de pelis, casi 70 ganadoras a mejor película y muchas otras de mejor actor o actriz, mejor película extranjera, mejor película animada y mejor documental, pero este año la entrega me pareció –por así decirlo- simplona, sin “chistito”, muy a pesar de que entre las nominadas estaba una de mis nuevas películas favoritas, “la invención de Hugo Cabret”, siento que la inercia se apoderó de los Oscar, no solamente porque una película que me parece mucho mejor que la ganadora, no haya ganado, sino porque la producción estuvo carente de esa magia y esa imaginación que me atrajeron desde niño.

Muy cerca de mí y lejos de los Oscar, apenas iniciando marzo, tuvo lugar la ceremonia cívica que más espero, la que más disfruto, la que representa y significa tanto para mí como persona y como mexiquense: el aniversario del Estado de México, a la que hemos dejado de llamar erección, no sé por qué razones, pero el vocablo está en desuso, al menos en el tema del festejo. Todavía recuerdo la primera vez que asistí a una ceremonia de entrega de la presea Estado de México, también recuerdo muchos discursos memorables de gobernadores que en esa oportunidad, hacen uso de su mejor oratoria y convierten el acto en una especie de foro al que muchos esperamos con altas expectativas. Esta vez no asistí.

A ambas ceremonias se acude en calidad de 3 supuestos: autoridad, premiado o invitado, aunque también están ahí los organizadores, ambas generan altas expectativas entre quienes tienen intereses particulares, o como en mi caso, porque representa una pasión, por un lado personal y por otro cívica; del modo que sea, en las dos celebraciones, se vislumbra cada ocasión la posibilidad no solo de mejorar la forma sino de hacer más profundo el fondo, sin embargo también de vez en cuando hay celebraciones que brillan más que otras, que resultan más trascendentes, atractivas y memorables.

Humanamente es entendible que en muchas ocasiones nos acordamos de lo peor, así como recuerdo las veces que no ha ganado mi película favorita el premio Oscar y difícilmente recuerdo con detalle aquellas entregas que me complacieron satisfactoriamente; en el caso de las ceremonias del 2 de marzo, opuestamente a la costumbre humana, recuerdo con orgullo y satisfacción la ceremonia de 1998, como el más grato recuerdo, a pesar de que guardo en mi memoria múltiples detalles de otras tantas ceremonias de aniversario.

Algo similar pasa con casi todo en la vida diaria, desde una cotidiana ida a la escuela o al trabajo, hasta la asistencia a una fiesta, un evento, una cita o un encuentro íntimo, a pesar de que estamos conscientes de que cada oportunidad es única, a pesar de lo cotidiana que parezca, muy de vez en cuando la desaprovechamos y pasa a formar parte de la inmensa lista de lo que no recordamos, salvo cuando algo nos disgusta ofende o lastima, porque en ese caso el recuerdo seguramente será permanente.

Finalmente, la esperanza de nuestros esfuerzos es que lo que hacemos trascienda, cada cosa, cada momento, cada tarea, cada reto, debe ser una oportunidad de que todo venga mejor, así la próxima entrega de los Oscar, la próxima celebración del estado, serán mejores que la anterior.

Por las mismas anda nuestro proceso electoral, que no debe tener más atributos que los de legal, con todo lo que implica, participativo, lo que da certeza y ejemplo de una sociedad interesada, a pesar de todo; en este caso, la forma y el fondo tienen la misma medida, lo que merece que todos nos pongamos a la altura de las circunstancias, es una oportunidad única, simplemente porque se nos presenta la ocasión de decidir sobre el rumbo de nuestro futuro como país.

Parece cosa menor si consideramos que nuestra clase política nos ha quedado mal tantas o más veces como la selección mexicana de futbol, de cualquier modo, nuestra responsabilidad es participar, aunque al final no nos guste quien ganó, en este evento, a diferencia de los referidos en este hakuna, no somos invitados, somos organizadores.

PD.

El calor es apenas el prólogo de lo que nos espera en los próximos meses, me refiero al clima, desde luego, y no al ambiente político y electoral porque ese parece frío, pero está que arde.

Estándar
Sin categoría

VIDA, MUERTE, TRABAJO Y POLÍTICA.

IMG_8203

VIDA.

12 años.

Valentina Villa Mota, mi hija, la única persona en el mundo que me dice pá, cumple 12 años.

La conocí a los 4, rejega, arisca, su primer nombre de cariño fue “celostina” y la primer canción que le dediqué fue “si nos dejas”; extraordinariamente inteligente pronto se dio cuenta de que no quería robarle nada y que era más probable que ella me robara a mi.

Así, dueña de mis suspiros, de mis inspiraciones, me abraza, me besa, me obedece, me sufre como a cualquier padre; aficionada al cine, sabe más de muchas cosas que cualquier persona de su edad.

Atrevida, prefiere decir mis poemas en los concursos de declamación para que, orgullosa y oronda, pueda decir mi nombre.

Futbolista, aplicada en el inglés, gran constructora de legos, ahorradora, diplomática, antojadiza, hábil viajera, valiente, compasiva, feliz y sana, es lo que siempre quise de una hija y Dios, en su inmensa sabiduría, me lo brindó en esta personita cool de cejas pobladas, voz dulce y mente sagaz que me dice pá. Felicidades nena, te amo.

 

MUERTE.

La violencia y la inseguridad han rayado en lo personal, mi amigo Paco Rojas, quien en un primer momento propició mi amistad con mi querido compadre Paco, fue asesinado cobardemente.

Antes de platicar por primera vez con él, ya me habían dicho puras cosas buenas gente a la que respeto mucho, dos horas después de nuestro encuentro ya era su partidario, así era Paco, convencía, contagiaba entusiasmo.

Muchas veces platicamos, nos escuchamos mutuamente, me ayudó, procuró nuestra amistad y la mía con sus hijos, me tuvo la confianza para que el querido “abuelo” trabajara conmigo recorriendo hasta los lugares más lejanos del oriente del estado.

De feo modo, mis amigos han quedado huérfanos, ahora son legatarios de la cultura de trabajo y esfuerzo de su papá; creo que nada los consuela ni satisface, aunque justicia y reconocimiento, definitivamente no les caerían mal. Descanse en paz Don Paco Rojas San Román.

 

TRABAJO.

Pronto terminó el trabajo más entretenido y demandante que he tenido en el servicio público hasta hoy, sin embargo desde el día 1 pude ayudar, atender, cumplir con mis responsabilidades, fue un mes incompleto muy completo, hubo de todo, hasta loquitos insultando y difamando, Dios los bendiga a ellos y a sus 3 seguidores en las redes sociales.

Me despido de mi trabajo, pero no del sector educativo, pues ahí está mi vocación, desde hace 20 años, cuando joven, fundé una escuela de computación como centro de capacitación para el empleo; continuaré promoviendo lo que siempre he creído, que la calidad educativa debe estar al alcance de todos, pues es la única posibilidad certera de que los pobres dejen de serlo y nuestro país sea más justo, equitativo y armónico.

Gracias a Juan Jaffet Millán Márquez, por la confianza, pero sobre todo por la amistad, continuaremos, como dice Don Jaime Vázquez, escribiendo muchas páginas en blanco de la política de nuestro estado.

 

POLÍTICA.

Flojera en las precampañas, podrán decir misa, pero los atributos personales de los aspirantes presidenciales poco o nada dicen de lo que van a hacer si llegan al gobierno. Lamento mucho la falta de propuestas claras, con fechas y pesos y plazos y metas, pero lamento más que los ciudadanos lo permitamos.

Eso si, los publicistas han anclado sus frases, aunque habría que recordarles que frases pegajosas solo se sitúan en la parte del cerebro donde viven los recuerdos y no, donde se toman las decisiones… “It’s insulting and unacceptable”, diría “ya sabes quien” de la “prieta” en el “México chingón”.

 

Estándar
año nuevo, Sin categoría

FIN DE AÑO. Madres e hijos. Temblores. Gratitud.

Me he venido acostumbrando a que inevitablemente me ponga nostálgico en esta fecha; por lo que he decidido asumirlo y aprovecharlo.

Miramos sobre todo, lo que hemos perdido, sin darnos cuenta que esa precisa ocasión significa que estamos vivos.

Este año, amigos queridos perdieron a sus madres y madres muy queridas perdieron a sus hijos. Lo primero que parece algo natural, representa el mayor de mis miedos, no puedo ni quiero imaginar vivir esa tristeza, nada resulta suficiente para decirles que lamento mucho sus pérdidas y que mientras tenga a la mía, al menos los próximos 100 años, mi mamá puede ser su mamá todas las veces que la necesiten.

Para mis queridas amigas que experimentaron las enfermedades o, tristemente, la pérdida de sus hijos, no hay palabras, solo abrazos, abrazos y abrazos.

Para quienes tienen la fortuna de gozar con salud de su vida y de sus familias, les recuerdo que lo de más es lo de menos, que los llevo en mi corazón aunque no nos veamos en persona.

Comienza pues la mayoría de edad del siglo XXI, como buen jovenzuelo, nuestro querido siglo esta madurando, ya está en edad para perder la inocencia (sospecho que eso ya pasó), para votar, ¿por quién lo hará?, de escoger carrera, ¿cuál será?, el siglo 21 está listo para emanciparse, la idea es que nos dure 100 años, que ha sido la tradición de sus antecesores, aunque ahora entre lo que le hemos hecho a la madre naturaleza, Trump, el norcoreano y lo que vaya saliendo, nuestro siglo puede acabar prematuramente. Es una realidad.

2017 nos planteo a millones de mexicanos una gran interrogante, ¿vale la pena? Porque después de los temblores de septiembre, muchos de quienes los padecimos nos hicimos esa pregunta sobre la vida que llevamos, opción para la crisis, desde luego, pero también para la oportunidad, para hacer que valga la pena, a cada instante y en cada experiencia. Desde luego que de la traumática experiencia, me queda la valentía y la solidaridad de tantos mexicanos que son y serán los héroes del 17.

Recientemente le planteé a una amiga en crisis una propuesta para entender su vida, analizarla, planearla y aprovecharla, cómo se recordaba hace diez años, cómo se concibe ahora y cómo se ve dentro de 10 años; al parecer funcionó, por eso creo que los propósitos de año nuevo deben ser herramientas de largo plazo que deban convertirse en hábitos, (pueden recurrir al hakuna al respecto, https://hakunamatata.guru/2017/10/13/virtudes/).

Mi experiencia en el gobierno federal termina con el año, 2 grandes dependencias y sectores, CONAGUA y la SEP, lo que no hubiera sido posible si originalmente el Licenciado Enrique Peña Nieto fuera electo presidente, mi gratitud para él y para quienes confiaron en mi, poniendo en mis manos grandes responsabilidades que fueron mi motivación y oportunidad de servir a nuestro querido México.

Estándar
cumpleaños, series, Sin categoría

Alguien como yo. 40 AÑOS

(Lectura recomendada escuchando el disco “VIVE” de Napoleón y tomando una copita de un buen single malt)

He sido muchas cosas, nací siendo ya algunas muy importantes que sigo siendo a la fecha, por ello las considero fundamentales, nací siendo hombre, hijo de mis papás y mexicano.

Lo primero es una condición natural que se tiene que volver concepto con el tiempo, “es todo un hombre”, aunque a veces el pánico escénico y el frío no nos permitan probarlo. Hombre, dice mi papá: “El hombre es la medida de sus aspiraciones; puede lograr lo que sea a condición de quererlo, pues la voluntad es acero que debe forjarse en la llama viva del entendimiento, fraguarse con sentimiento y pulirse con la razón”.

Ser hijo de mis papás es una condición de amor, soy su milagrote de la vida, solo ellos me ven perfecto, han hecho hasta lo imposible por darme todo, cuenta de ello dan mi sillón verde, mi educación, mis oportunidades, mi entorno, vaya, la vida misma. A través de ellos fui nieto, ahijado, soy hermano, sobrino, tengo un nombre y un prestigio que cuidar y honrar. Los amo.

Ser mexicano, es una fortuna, una bendición, es mi casta, mi insignia, es lo que me hace sentirme parte de algo más grande, lo que me hace sentirme orgulloso de una medalla o un concurso que no gané ni ganaría en mil años, pero que siento mía porque la ha ganado un paisano, lo que me haría ir a la guerra por una solo causa, la misma por la que me duelen tantas cosas sin sentido que nos pasan, porque amo a México.

Así, sin grandes dramas ni aspavientos me dispongo a darle la vuelta a la página, agradecido, sano, satisfecho y feliz, de que los años vividos hasta hoy han tenido un poco de todo y un mucho de mi.

Cómo si llegara al fin de un capítulo, el número 40 de la serie de mi vida, imagino que así serían los créditos:

Ramon Jamón, Felipe la lombriz, Lupita, el hijo de don Sergio, en el kínder;

Juanito, Charly, Edgar, Israel, las kikis, Marimar I, Juan Manuel, Lalo, Daniel, Mayra, Oscar, Roberto, Hector Ahuitzol, Alma, en la primaria;

Paola y el Roy, desde la secundaria y por siempre, el timo, el lobito los gemelos Lalo y Memo, Puerco Lolo, López Portillo, El Púas, Alex, Jorge, Toño, Orlando, Jacob, Ricardo, Pablo, Aron, Daniel, Fer, Barbara, Carmen, Marcela, Sofía, Paty, Alejandra, Betsy y Benjamín en la secundaria;

Samy, el Caimán, Adriana, Darmin, los Dueñas, Juanito Maccise, en la Morelos, Araceli, Jorgito su cuñado, Gerardo, Los Mochis, Froylan, Chore, Cone, Rodolfo, Marilú, Paco, Chivis, la esposa de chore, Emma, Alma, Claudia, (Q), Tanya, Paola, Julio, Paola F., Elsa, Hugo S. Mi primer maestro en artes ocultas y mi compadre para toda la vida Jesús, en la Prepa;

Lalo, Charly, George, Alex, Chispa, Omar, los hermanos Gómez, Poli, JuanCa, Ramón, sus hijos, Emeraldo y todo el equipo de “Harinera” o Alemania, campeón del Club Toluca, desde la juvenil hasta la segunda fuerza.

Mis alumnos de oratoria de la Isidro Fabela, todos campeones, todos estupendos hombres, particularmente mi primo Enrique y mi amigo para toda la vida, el abogado con voz de orador, Miguel Cruz Muciño.

Marimar II, Fer, Honda, Beto, Sierra (qepd), Mayra, en la UAEMEX, El Cotorro, Los Bardales, Rick, Leo, Edmond, Juan Carlos, Ahoyama, Fede, Kim, Vanesa, Lorenza, en la Uni.

Raúl y su banda; su hermano Miled (qepd), sus hermanas, Gaby, Mary, Elizabeth y Claudia en el radio, junto con Chava, Alejandro Fernández desnutrido (Alias Jorgito Quiroz), señor cara de papa, Fer Dávila, Yola Díaz, Nestor, Sarahaydee, Nazime, Karla o Alexa, Katya, que aunque la conocí en la prepa nos hicimos amigos detrás del micrófono. Charo y toda la banda de los programas de la juventud.

Fer Olimón, Fausto, El Tino, el Gabo, Daniel Lara, el comandante Reza, los Abaid, Torres, la señora Jazmín, el señor Jardón, Paty, Jorgito, Checo y Vic, Ramón, Carlotes Estrada y la famosa inombrable de los rumbos de San Lorenzo, en México Nuevo.

Los socios de certeza, Felipe, Victor, los Chavarria, Carballo, Abel, Luis Rodolfo; los que nos sucedieron, Parrita y compañía y los que le siguieron, Miguel, los Alex y compañía.

Cid, Galván, Sigis, Marco, Rafa y toda la banda de fuerza.com.

Lety, Memo, Salamanca, Mayito, Mañon, Alfred, los peluchochos, Angie, Heren y Abraham en el IEEM y hasta ahora;

Mis Maestros de la vida Arturo MY, David, mi amigo y jefe, mi maestro para lo bueno, Alger, crecí en su incubadora, Beto, apasionado de West wing, Lalo Velasco.

La banda de la otra vida, Vicky y Pepe, Diana y Joao, Alex y Flor, Barbara y Noé, File y Dulce, Blanquita, sus abuelos, sus hermanos, primas, primos y tías.

Mis jefes, Ramón Ojeda, Los hermanos Don Abel (qepd) y Don Emanuel Villicaña, Luis Videgaray, Liz Vilchis, Lalo Zarate y Aurelio Nuño.

Mis conagüitos, incluyendo a la arquitecta que construye destinos mi Mony querida, la nutrióloga de los libros y Uli, mi primer Godin de fishers price, mis teams de saop, propaem, la subse; mis amigos grandecitos, Don James, Gabriel, Fer y mi querido Pime.

Oli y Vale en todas sus versiones.

Lo que Harvard me dejó, Javi, Cris, Álvaro, Erika, Lalo, Adolfo, Fonseca, Rolando, Chema, Orta, el Gavilán y mi consentido, el Trino.

Los gemelos fantásticos, porque no son gemelos, pero como me acuerdo de una, cuando veo al otro.

Mis tías, tíos, primos y primas, mis sobrinas y sobrinos;

Los primos que son hermanos, Yiyo y Daniela González González, mis compadres Paco y Caro, mi carnal Vanegas, mis hermanos pequeños el Abuelo, Hebert, Mauricio, César, Phillipe; mis ahijados José, Santi, Alfredito y Paki.

La nueva banda timbiriche, Merche, Vianey, Miguel y Rubén y sus correspondientes tropas.

El permanente Vic Espinoza y mi querido Alex, el Fer, Julián, Carlitos y el largo etc. de los amigos que me heredó mi papá.

Mis hermanos, Manuel y Santiago, mis otros hermanos, Sotelo y Varela.

Creado por, Jaime y Vicky.

Producción, dirección, edición y solo principal, Gustavo Vázquez López.

Soundtrack disponible el iTunes.

Continuará…

Spoiler final:

Winter is coming.

Estándar
Sin categoría

LA SUCESIÓN

En el verano de 1989 mi papá me ofreció un trato, catalogar su biblioteca con fichas bibliográficas hechas en máquina de escribir, a cambio de “un dinerin” supongo, aunque ese mismo año nos hicimos del Nintendo, o sea que salí muy bien pagado.

La mayor ganancia se reflejó en 3 cosas, el vínculo estrecho entre mi papá, su tesoro y yo, mi interés por la literatura y mi prematuro entusiasmo por las sucesiones presidenciales.

Mi papá, maestro de Literatura en la prepa de la Universidad Autónoma del Estado de México, se encargó de dotarnos de libros muy valiosos desde niños, colecciones completas, muchos siguen ahí, en su acervo y otros, forman parte del propio que espero algún día atraigan a la pequeña Vale; La Iliada y la Odisea, las Mil y Una Noches, La Vuelta al Mundo en 80 Días, las biografías de mexicanos distinguidos, mi favorita era la de Jaime Nunó, El Cid y pequeños apuntes autodidácticos de los grandes clásicos, fueron aquellas joyas encuadernadas que nos obsequió mi pá, obvio reconocer que nos gustaban más las bicis y los monitos de luchadores.

En fin, cercano a ese acervo me encontré con el libro Seis en Punto, del periodista Javier Lozada, se trataba del análisis de la sucesión presidencial de Miguel de la Madrid y sus 6 aspirantes, con referencias a sucesiones anteriores, lo fui leyendo por aquellas tardes y regresé a él varias veces en mi vida. A partir de ahí consumí cuanta referencia al respecto encontraba o me daban, ensayos, novelas, entrevistas y después experiencias, pláticas y anécdotas.

Arráncame la vida, hecha película ha sido una gran herramienta para poder hablar del tema en versión descafeinada, como acostumbro en este espacio, recientemente la sombra del Caudillo del director Julio Bracho, censurada por muchos años, es otro ejemplo visual muy recurrente.

Históricamente, el que debe ser no existe, el que va a ser no lo sabe y el que las mayorías intuyen o impulsan resulta ser en términos futboleros el que jala marca; los demás, conocedores de sus limitaciones mantienen sus aspiraciones porque así debe de ser, porque cualquier cosa puede pasar. La sucesión, en política, igual que en derecho, es un acto personalísimo, que reviste la expectativa del legado, del patrimonio, en este caso intangible, pues se trata de una mera posibilidad sujeta a la voluntad popular, del deseo de perpetuar y del innegable aunque pocas veces comprendido hecho de que sea quien sea el sucesor, vendrá un rompimiento.

Quien decide, ha tomado una decisión, quien le ayuda, le da forma, la interpreta y después la cuida y la preserva, todo puede ser, todo puede cambiar, juegan los amigos, los aliados y los herederos, cualquiera puede ser.

Nuevos tiempos, gusto por las costumbres o la liturgia y decenas de factores, el sucesor es uno, que, sí, puesto en una balanza debe, junto con todos los factores que le beneficiaron, pesar más que lo que está del otro lado de la báscula.

Así Nada Más, es de especuladores futurear, de oportunistas mencionar y de conocedores aguantar, aunque, sin duda, el Presidente que necesita México está en el PRI.

Estándar
HBO, Sin categoría

EL SEÑOR ÁVILA

A propósito del reciente premio Emmy que ganó esta serie de Lemon Films transmitida por HBO, les dejo un texto de hace poquito más de un año.

EL SEÑOR ÁVILA.

El domingo 25 de septiembre concluyó en HBO mi serie mexicana favorita, no solo porque su protagonista, el señor Ávila, y su interprete,  Tony Dalton me parecen un buen personaje y un buen actor, sino por una lista de factores que van desde los actores y el guion hasta la producción, la música, los efectos especiales, los ambientes sombríos y el tratamiento de un tema que siempre llama mucho la atención: la muerte.

Desde la óptica de la serie, todos los personajes viven desahuciados, en sus vidas todo es incierto, incluso la muerte misma, pues estamos seguros de su suceso, pero no del momento ni el modo, la vida se convierte entonces en una constante de acciones y artimañas para evitar la muerte, si acaso para evitar que esta llegue de manera súbita o dolorosa, hay quienes entonces encuentran gran placer en matarse poco a poco o por lo menos una bella apología para lo poco que les importa vivir.

El Señor Ávila, que al parecer muere en esta tercera temporada, (espero que por tratarse de HBO, le surtan el mismo remedio que a Jon Snow), trabaja, vendiendo seguros y después como administrador de una funeraria, ambas actividades, sirven como pantalla para el verdadero empleo del protagonista, asesino a sueldo.

Durante los más de 30 capítulos que dura la serie, conoces personajes entrañables, que en otro contexto serian material de desecho, apenas extras en otras historias: Iván, Ana, los Chivalsik o Sánchez, seres sombríos, casi de historieta, perfectamente bien interpretados por Carlos Aragón, Camila Selser, Juan Carlos Remolina, Alfonso Figueroa y James Young.

Hay muchas otras figuras a lo largo de la serie: Nailea Norvind, Adrián Alonso, Ilse Salas, Emilio Guerrero, Hernán Mendoza, Joaquín Cosio y María Luisa Flores (bellísima, aunque me peguen); hasta tristes apariciones como las de Adal Ramones y Alejandro Sirvent, que ponen en riesgo la fuerza de la ficción.

En fin, no es el retrato de nada, no contiene elementos de crítica o sátira, es una ficción ambientada en nuestra realidad, sombría, en la que lo más interesante es que se trata de una historia donde no hay buenos, porque hasta los buenos, son muy malos. Se las recomiendo.

Estándar