cumpleaños, series, Sin categoría

Alguien como yo. 40 AÑOS

(Lectura recomendada escuchando el disco “VIVE” de Napoleón y tomando una copita de un buen single malt)

He sido muchas cosas, nací siendo ya algunas muy importantes que sigo siendo a la fecha, por ello las considero fundamentales, nací siendo hombre, hijo de mis papás y mexicano.

Lo primero es una condición natural que se tiene que volver concepto con el tiempo, “es todo un hombre”, aunque a veces el pánico escénico y el frío no nos permitan probarlo. Hombre, dice mi papá: “El hombre es la medida de sus aspiraciones; puede lograr lo que sea a condición de quererlo, pues la voluntad es acero que debe forjarse en la llama viva del entendimiento, fraguarse con sentimiento y pulirse con la razón”.

Ser hijo de mis papás es una condición de amor, soy su milagrote de la vida, solo ellos me ven perfecto, han hecho hasta lo imposible por darme todo, cuenta de ello dan mi sillón verde, mi educación, mis oportunidades, mi entorno, vaya, la vida misma. A través de ellos fui nieto, ahijado, soy hermano, sobrino, tengo un nombre y un prestigio que cuidar y honrar. Los amo.

Ser mexicano, es una fortuna, una bendición, es mi casta, mi insignia, es lo que me hace sentirme parte de algo más grande, lo que me hace sentirme orgulloso de una medalla o un concurso que no gané ni ganaría en mil años, pero que siento mía porque la ha ganado un paisano, lo que me haría ir a la guerra por una solo causa, la misma por la que me duelen tantas cosas sin sentido que nos pasan, porque amo a México.

Así, sin grandes dramas ni aspavientos me dispongo a darle la vuelta a la página, agradecido, sano, satisfecho y feliz, de que los años vividos hasta hoy han tenido un poco de todo y un mucho de mi.

Cómo si llegara al fin de un capítulo, el número 40 de la serie de mi vida, imagino que así serían los créditos:

Ramon Jamón, Felipe la lombriz, Lupita, el hijo de don Sergio, en el kínder;

Juanito, Charly, Edgar, Israel, las kikis, Marimar I, Juan Manuel, Lalo, Daniel, Mayra, Oscar, Roberto, Hector Ahuitzol, Alma, en la primaria;

Paola y el Roy, desde la secundaria y por siempre, el timo, el lobito los gemelos Lalo y Memo, Puerco Lolo, López Portillo, El Púas, Alex, Jorge, Toño, Orlando, Jacob, Ricardo, Pablo, Aron, Daniel, Fer, Barbara, Carmen, Marcela, Sofía, Paty, Alejandra, Betsy y Benjamín en la secundaria;

Samy, el Caimán, Adriana, Darmin, los Dueñas, Juanito Maccise, en la Morelos, Araceli, Jorgito su cuñado, Gerardo, Los Mochis, Froylan, Chore, Cone, Rodolfo, Marilú, Paco, Chivis, la esposa de chore, Emma, Alma, Claudia, (Q), Tanya, Paola, Julio, Paola F., Elsa, Hugo S. Mi primer maestro en artes ocultas y mi compadre para toda la vida Jesús, en la Prepa;

Lalo, Charly, George, Alex, Chispa, Omar, los hermanos Gómez, Poli, JuanCa, Ramón, sus hijos, Emeraldo y todo el equipo de “Harinera” o Alemania, campeón del Club Toluca, desde la juvenil hasta la segunda fuerza.

Mis alumnos de oratoria de la Isidro Fabela, todos campeones, todos estupendos hombres, particularmente mi primo Enrique y mi amigo para toda la vida, el abogado con voz de orador, Miguel Cruz Muciño.

Marimar II, Fer, Honda, Beto, Sierra (qepd), Mayra, en la UAEMEX, El Cotorro, Los Bardales, Rick, Leo, Edmond, Juan Carlos, Ahoyama, Fede, Kim, Vanesa, Lorenza, en la Uni.

Raúl y su banda; su hermano Miled (qepd), sus hermanas, Gaby, Mary, Elizabeth y Claudia en el radio, junto con Chava, Alejandro Fernández desnutrido (Alias Jorgito Quiroz), señor cara de papa, Fer Dávila, Yola Díaz, Nestor, Sarahaydee, Nazime, Karla o Alexa, Katya, que aunque la conocí en la prepa nos hicimos amigos detrás del micrófono. Charo y toda la banda de los programas de la juventud.

Fer Olimón, Fausto, El Tino, el Gabo, Daniel Lara, el comandante Reza, los Abaid, Torres, la señora Jazmín, el señor Jardón, Paty, Jorgito, Checo y Vic, Ramón, Carlotes Estrada y la famosa inombrable de los rumbos de San Lorenzo, en México Nuevo.

Los socios de certeza, Felipe, Victor, los Chavarria, Carballo, Abel, Luis Rodolfo; los que nos sucedieron, Parrita y compañía y los que le siguieron, Miguel, los Alex y compañía.

Cid, Galván, Sigis, Marco, Rafa y toda la banda de fuerza.com.

Lety, Memo, Salamanca, Mayito, Mañon, Alfred, los peluchochos, Angie, Heren y Abraham en el IEEM y hasta ahora;

Mis Maestros de la vida Arturo MY, David, mi amigo y jefe, mi maestro para lo bueno, Alger, crecí en su incubadora, Beto, apasionado de West wing, Lalo Velasco.

La banda de la otra vida, Vicky y Pepe, Diana y Joao, Alex y Flor, Barbara y Noé, File y Dulce, Blanquita, sus abuelos, sus hermanos, primas, primos y tías.

Mis jefes, Ramón Ojeda, Los hermanos Don Abel (qepd) y Don Emanuel Villicaña, Luis Videgaray, Liz Vilchis, Lalo Zarate y Aurelio Nuño.

Mis conagüitos, incluyendo a la arquitecta que construye destinos mi Mony querida, la nutrióloga de los libros y Uli, mi primer Godin de fishers price, mis teams de saop, propaem, la subse; mis amigos grandecitos, Don James, Gabriel, Fer y mi querido Pime.

Oli y Vale en todas sus versiones.

Lo que Harvard me dejó, Javi, Cris, Álvaro, Erika, Lalo, Adolfo, Fonseca, Rolando, Chema, Orta, el Gavilán y mi consentido, el Trino.

Los gemelos fantásticos, porque no son gemelos, pero como me acuerdo de una, cuando veo al otro.

Mis tías, tíos, primos y primas, mis sobrinas y sobrinos;

Los primos que son hermanos, Yiyo y Daniela González González, mis compadres Paco y Caro, mi carnal Vanegas, mis hermanos pequeños el Abuelo, Hebert, Mauricio, César, Phillipe; mis ahijados José, Santi, Alfredito y Paki.

La nueva banda timbiriche, Merche, Vianey, Miguel y Rubén y sus correspondientes tropas.

El permanente Vic Espinoza y mi querido Alex, el Fer, Julián, Carlitos y el largo etc. de los amigos que me heredó mi papá.

Mis hermanos, Manuel y Santiago, mis otros hermanos, Sotelo y Varela.

Creado por, Jaime y Vicky.

Producción, dirección, edición y solo principal, Gustavo Vázquez López.

Soundtrack disponible el iTunes.

Continuará…

Spoiler final:

Winter is coming.

Anuncios
Estándar
HBO, Sin categoría

EL SEÑOR ÁVILA

A propósito del reciente premio Emmy que ganó esta serie de Lemon Films transmitida por HBO, les dejo un texto de hace poquito más de un año.

EL SEÑOR ÁVILA.

El domingo 25 de septiembre concluyó en HBO mi serie mexicana favorita, no solo porque su protagonista, el señor Ávila, y su interprete,  Tony Dalton me parecen un buen personaje y un buen actor, sino por una lista de factores que van desde los actores y el guion hasta la producción, la música, los efectos especiales, los ambientes sombríos y el tratamiento de un tema que siempre llama mucho la atención: la muerte.

Desde la óptica de la serie, todos los personajes viven desahuciados, en sus vidas todo es incierto, incluso la muerte misma, pues estamos seguros de su suceso, pero no del momento ni el modo, la vida se convierte entonces en una constante de acciones y artimañas para evitar la muerte, si acaso para evitar que esta llegue de manera súbita o dolorosa, hay quienes entonces encuentran gran placer en matarse poco a poco o por lo menos una bella apología para lo poco que les importa vivir.

El Señor Ávila, que al parecer muere en esta tercera temporada, (espero que por tratarse de HBO, le surtan el mismo remedio que a Jon Snow), trabaja, vendiendo seguros y después como administrador de una funeraria, ambas actividades, sirven como pantalla para el verdadero empleo del protagonista, asesino a sueldo.

Durante los más de 30 capítulos que dura la serie, conoces personajes entrañables, que en otro contexto serian material de desecho, apenas extras en otras historias: Iván, Ana, los Chivalsik o Sánchez, seres sombríos, casi de historieta, perfectamente bien interpretados por Carlos Aragón, Camila Selser, Juan Carlos Remolina, Alfonso Figueroa y James Young.

Hay muchas otras figuras a lo largo de la serie: Nailea Norvind, Adrián Alonso, Ilse Salas, Emilio Guerrero, Hernán Mendoza, Joaquín Cosio y María Luisa Flores (bellísima, aunque me peguen); hasta tristes apariciones como las de Adal Ramones y Alejandro Sirvent, que ponen en riesgo la fuerza de la ficción.

En fin, no es el retrato de nada, no contiene elementos de crítica o sátira, es una ficción ambientada en nuestra realidad, sombría, en la que lo más interesante es que se trata de una historia donde no hay buenos, porque hasta los buenos, son muy malos. Se las recomiendo.

Estándar
mafia, Netflix, series

MIÉRCOLES DE NETFLIX. OZARK

Los antihéroes han llegado para quedarse y para adueñarse de los personajes, horarios y temas principales de los contenidos de entretenimiento.

Siendo así, podemos no verlos evitando participar de una posible apología del delito y la falta de valores; o, podemos elegir uno que otro que no parezca tan malo y observarlo siempre como a un personaje de la ficción que pudiera ser cualquiera en el mundo real.

En lo personal, los Sopranos y Breaking Bad son, para mi gusto, grandes ejemplos de estos casos, se suman el Señor Ávila, Ray Donovan, Billions y las que no me gustan que explícitamente se refieren a los narcotraficantes como Escobar, Narcos, el Chapo, o el señor de los cielos.

En ese rubro del hombre de familia que es un delincuente que trata de educar a sus hijos y vivir el sueño americano aparece Ozark, ambientada en un lugar de recreo veraniego en donde un atribulado hombre financiero tiene que arrancar una serie de negocios para poder continuar su relación con los capos de la mafia para los que trabajaba y que lo tienen amenazado de muerte.

La trama es básica y en algunos casos como el capítulo 7, muy previsible, soportada en la presencia de las clases bajas de Estados Unidos, conocidos como “White trash” o “rednecks”, lo que da lugar a la lucha de clases; también se hace presente la homosexualidad y la sociopatía del personaje que representa a la autoridad y que resulta realmente detestable.

Durante el trayecto, podrán encontrar similitudes con Breaking Bad, incluso en el ritmo de la trama además de las características de algunos personajes; se entrelazan la infidelidad, la culpa, el auto rechazo, el cinismo, la honestidad brutal, y la descomposición de los modos sofisticados y llenos de rituales y señales del mundo de la mafia que ha pasado a ser más bien burdo.

 

MARATÓN. De plano, porque habrá capítulos que los dejen picados y otros que los harán enojar, pero si se enganchan le van a seguir.

Estándar