Sin categoría

LA RAZA. CONVENIENCIAS. FELICIDADES PAPÁ.

El 12 de octubre ha pasado desapercibido, antes, se trataba de un día feriado, con ceremonia y efemérides a Colón “el descubridor de América”.

Para 1992, se realizaron sendos festejos en España y América, programaciones de la radio y la tv comerciales, la Expo Sevilla (que culminó el mero día 12) y hasta las olimpiadas de Barcelona fueron pretexto y marco para conmemorar los 500 años de aquel trascendental suceso para el mundo entero.

Evidentes herederos de mestizaje, los americanos hemos construido nuestra identidad a partir de dos ideas históricas básicas: la conquista y la independencia, ambas dolorosas, complejas y -ciertamente- difíciles de explicar porque ha dependido de la época y sus respectivos líderes para definir la relación de los pueblos con “el encuentro de los mundos”.

Poco o nada hay en mi de español y tampoco soy 100 por ciento nativo mexicano, jamás he sido asiduo a la genealogía y por eso el conocimiento de mis raíces se limita a Almoloya del Río, Santiago Tianguistenco, San Francisco del Rincón y Ciudad Hidalgo, los pueblos natales de mis abuelos, aunque estoy seguro que más allá de la evidente huella española de

mis apellidos Vázquez López, y del Castillo, Arriaga, López, Acosta, López y Cedeño, hay una ruta interesante, como todas, al origen de mis antepasados.

Finalmente los americanos y particularmente los mexicanos lo somos ya de una manera definida y ciertamente en esos modos se vislumbra algo de Europa y algo de la América pre colombina; la lengua extranjera impuesta a punta de espada -de ahí la frase “la letra con sangre entra”- domina hace siglos pero, en nuestro descargo, creo que la lengua española hace mucho, que es mejor utilizada de este lado del océano.

Hoy, con iniciativas legislativas para quitar los monumentos, nombres de calles y escuelas de Cristóbal Colón y todo lo que suene a aquello y con las cartas presidenciales a la realeza española, debemos procurar, primero estudiar y entender y luego transmitir a las nuevas generaciones que somos una tierra mestiza y que nuestra fortaleza deviene de dolor y sufrimiento, pero también de logros y grandes méritos en ambas partes del mundo.

Yo, nomas por no dejar y para que a la Vale le sea más sencillo entender este “reborujado” mundo, me fui al Liverpool de Toluca (que es parte de nuestras vidas) a echar una cerveza gringa, unas tapas, una tortilla española, unos huevos rotos, un vino mexicano y un cafecito peruano, todo cortesía de mi lideresa thermomix.

CONVENIENCIA.

Siempre he creído que vivir en comunidad nos fortalece, ayudarnos unos a otros, procurarnos y juntos defendernos, es algo tan primitivo y antiguo como la humanidad misma, debiera creo, estar en nuestro ADN.

Algo pasó en nuestro proceso de evolución que a pesar de vivir pegados, estamos separados y, a veces, nos cuesta trabajo hasta saludar a las personas más próximas, ya no se diga llevarnos con ellos.

Al respecto y para evitar que mi querida familia piense o sienta que les impongo algo -Dios nos libre de que haya autoridad paterna- intento con ejemplos prácticos hacerles ver la conveniencia de llevarse con los vecinos: si algo necesitas, si te estás ahogando con un hueso de ciruelo, si te caes en la regadera (caso real), si estás lejos y se ofrece algo en casa, ¿no sería bueno que alguien estuviera a la mano y dispuesto a ayudar?, ¿no estarían ustedes dispuestas a hacer lo mismo?

Predicar con el ejemplo, es lo que me toca hacer, por conveniencia.

Finalmente, la humanidad se hizo convenenciera por conveniencia, y si no me creen, vean el diccionario.

PD. Feliz cumpleaños pá, doy gracias a Dios por tenerte como ejemplo de vida, de congruencia, prudencia, dedicación e integridad y pido porque vivas muchos años más sano y fuerte para seguir haciendo del mundo un lugar mejor. Te quiero mucho.

Anuncios
Estándar