Sin categoría

LA EDUCACIÓN LA HACEMOS TODOS.

Estoy convencido de ello, crecí en escuelas públicas y trabajé para el sector educativo en el país, por eso lo digo con toda seguridad.

Cómo estudiante tuve la fortuna de ir en escuelas bonitas, grandes, la primaria Carlos Hank González, tenía muchos espacios para jugar, algunos no tan apropiados y seguros, pero nunca pasó nada que lamentar, a la secundaria 5 le sobraba espacio pero le faltaban áreas verdes, pasto. En ambas, conté con maestras extraordinarias, con docentes cumplidoras, y como en todo, con alguna que proyectaba sus traumas, carencias o complejos conmigo o con alguien más, nada que reprochar; los maestros fueron menos, muchos menos y solo recuerdo con cariño a mi orientador de Segundo de secundaria, el maestro Gilberto, no solo se esforzaba conmigo en la escuela, más allá, fue a casa y donde podía me daba una lección, un consejo o simplemente estaba ahí.

A esa edad no entendía porque había niños que iban a escuela privadas, de hecho los compadecía, pagaban y estudiaban más, pero a menudo sabían menos, lo sigo pensando.

Mi papá aportaba cuotas y lo que fuera que pidieran para los festivales o cualquier actividad, mi mamá siempre hacía los pasteles, previo oferta mía de viva voz, ¡mi mamá hace el pastel! Que además era mi forma de asegurar que estaría rico y sería a mi gusto.

Teníamos directivos que eran verdaderas autoridades; las maestras sabían de todo, daban clases, ponían bailables, curaban raspones, resolvían los múltiples casos de ingesta de canicas, nos hacían repetir las poesías corales o las efemérides, que muy seguramente olvidaban más pronto que nosotros. La escuela funcionaba, llevábamos un guión, terminábamos los libros, retacabamos las libretas y nos dedicábamos a ser felices no había techumbres para protegernos del sol y era casi imposible faltar, no había dolor, fiebre o malestar que nos salvara de ir a clases.

¿Qué ha cambiado? Hay más escuelas particulares y una creencia infundada de que son mejores, si bien son una alternativa para quien por muchas circunstancias puede optar por ellas, la educación pública es por mucho mejor que la privada, a pesar de todos los peros y asegunes, incluso a pesar de los simplones prejuicios sociales, a pesar del peligroso bullyng y de la inseguridad, las escuelas privadas, mayoritariamente son vistas como simples negocios.

Lo que se enseña y cómo se enseña es diferente a lo que se aprende y cómo se aprende.

En los años que estuve en la SEP, durante la gestión de Aurelio Nuño, el tema primordial fue la reforma, sus postulados y el modelo educativo.

Se propone exactamente lo mismo que los modelos educativos actuales del mundo y es esencialmente lo mismo que planteaba hace 30 años Fernando Solana, hace 60 Don Jaime Torres Bodet y hace 90 José Vasconcelos.

El mundo es distinto, saturado de información y contenidos, con tecnología avanzada a la mano de cualquiera, que se renueva a una velocidad inédita e impredecible.

Aprender a aprender, es el resumen de la filosofía educativa que se pondrá en marcha para los 25.6 millones de estudiantes de educación básica del país, privilegiar el raciocinio sobre la memorización, aprender a usar las herramientas de la tecnología, saber discernir e identificar la información útil de la inútil, convivir, respetar, entender la diversidad, desarrollar habilidades sociales, culturales, deportivas, conocer otros idiomas y entender al mundo.

Ante la inminente abrogación de la reforma educativa anunciada por el Presidente electo, hoy, una vez más la escuela la hacemos los estudiantes, los maestros y los papás, no vamos a esperar, no podemos hacerlo, las clases se impartirán, los niños aprenderán y los papás estaremos atentos y solícitos a ayudarles; las autoridades, temporales, lejanas, ajenas, mustias y engañosas quedan fuera de la fórmula del éxito de la educación, que se forja en las aulas y en las mentes y los corazones de los estudiantes, porque al final aprenden lo que deben.

Finalmente evocando a Murakami “Así es la escuela, lo más importante que aprendemos en ella es que las cosas más importantes no se pueden aprender allí”, deseo que sea un gran primero de secundaria para Valentina, que aunque va en una escuela particular, cuenta conmigo, su mamá y múltiples tías normalistas, para lo que sea, incluso, para aprender. Ja.

Anuncios
Estándar
Sin categoría

LUNA EN LUNES, MARTE EN MARTES.  SIZIGIA A LA MEXICANA.

Entender al cosmos, va más allá de la ciencia, implica fe, quizá en algún momento la política tendrían que hacerla los astrónomos, así, lo que hoy está saturado de buena voluntad y esperanza, quizá reciba la dotación necesaria de ciencia.

Acostumbrados a reinventarnos, hasta parece que lo gozamos, sin embargo, estos costosos procesos de transición entre un régimen y otro, no han dejado nada más que desencanto, desorden y fallas, que prueban que la administración pública mexicana está sostenida por instituciones que poco o nada han revelado en la transparencia reciente y que además padecen de capacidad innovadora, continuidad, autocrítica y verdadera institucionalidad.

Los gobiernos deben servir para facilitar, administrar, gestionar y ejecutar lo necesario para que la vida en sociedad sea posible, quizá por eso, la parte más visible del gobierno, el ejecutivo en el caso de nuestra democracia, se ha convertido en la aspiración cotidiana de que funcione mejor y en la consecuente decepción permanente.

 

 

Con un sistema caduco, al menos 12 años antes, personalmente creo que 30, en el año 2000, el país accedió a la alternancia mediante un proceso democrático ejemplar (solo lo son cuando no gana el PRI) era lunes, el 3 de julio que Fox y sus publicistas nos vendieron en la propaganda televisiva, ¡México Ya!, repetido como murmullo en diferentes plazas y escenarios, con niños corriendo y ondeando banderas; muy pronto terminó el encanto, el ranchero quiso agringar al gobierno, y entre su esposa y la multitud de afortunados oportunistas que más que buenos para el gobierno salieron buenos para los negocios, el cocacolero terminó por ser la decepción del lunes que comienzas a adelgazar, a dejar el cigarro el alcohol o cualquier otro mal hábito, pues no pasó ni de la tarde cuando el propósito ya había fracasado.

6 años después, era el turno de la izquierda, el popular y mañanero jefe de gobierno de la capital del país se enfilaba a ser la temprana opción de una nueva alternancia, lógico, esperado, incluso deseado, era el momento de probar nuevamente algo distinto. No pasó.

12 años transcurrieron de la duda, al fracaso, al miedo, a la última oportunidad para el antiguo régimen, a la corrupción desmedida, a la notoria incapacidad por conectar, por entender a las mayorías, al despropósito; me imaginó al país como una cazuela enorme en la que se cocinan a fuego lento todos estos males y muchos más, aderezados por la pobreza, la injusticia, la mala distribución de la economía, los rancios medios de comunicación y las indescifrables redes sociales, haciendo ebullición recién y abriendo ampliamente y sin lugar a dudas ni oposición, la oportunidad para el mismo hombre de hace 12 años, un poquito menos o más de esto o de aquello, pero el mismo al fin.

 

 

El martes 31 de julio es el día en que nuestro planeta y Marte han estado más cerca en 15 años y en este momento, el ganador de las elecciones presidenciales no solo está más cerca que en décadas de las mayorías, sino que también ha alcanzado una brillante alineación de los astros políticos y sociales – habría que esperar los económicos – una sizigia, con la que se presentan esperanzas desmedidas, interrogantes incontestables y una euforia que en el mejor de los escenarios puede pasar a convertirse en ansiedad masiva, por el momento solo se trata de alucinaciones.

Alejados de la falsa promesa de un triunfo en algo, en lo que sea, los mexicanos quizá debamos pensar que tras los males de la Luna en lunes y Marte en martes, lo que sigue el miércoles no sea Mercurio, atendiendo a la fuente etimológica latina y al sistema solar, sino a un término más escatológico.

Y así, podríamos continuar eclipsados, sin darnos cuenta, que al sol no lo tapamos con un dedo y que nuestros problemas no los generan los astros ni los resuelven los políticos.

 

 

 

 

Estándar