Sin categoría

VIRTUDES.

Siempre considero a las lecturas, por su utilidad, por la agilidad de mi comprensión y por el tamaño del contenido, valoro mucho cuando para cuestiones prácticas como el trabajo o la escuela, los materiales de lectura son breves y concisos, lo suficientemente sólidos y claros; por otro lado, aquellas lecturas que son para mi diversión, deben ser largas, entretenidas y con muchos elementos para recordar, adoro la mezcla entre la ficción y la realidad y los juegos de memoria posteriores; pero cuando se trata de una lectura para aprender, para tomar la lección o simplemente para aplicar en la vida, no hay nada mejor que las numeraciones o las viñetas; en todos los casos, participa siempre la razón, la concentración y el gusto.

Aquí un listado de la tercera categoría, proviene de un extracto del libro “Autobiografía de un hombre feliz” de Benjamin Franklin, se trata de 13 virtudes con un pequeño precepto a continuación. En palabras de Franklin, si nos sometemos al dominio y fortalecimiento de cada virtud, una a una, semana a semana, tendremos al pasar de un año, 4 veces completado el cuadro de fortalecimiento de ellas, desde luego que no todos somos Franklin ni a todos pudiera parecernos el orden que él le dio, en importancia, al dominio de las virtudes. El libro no llegó a mí por casualidad, si acaso más bien le hizo falta una dedicatoria, que se sustituyó en cada texto resaltado con marcador, en fin, una lectura breve, amena y muy didáctica, para quienes hemos tenido que aprender de las señales, los mensajes y  el ejemplo.

No es mi propuesta moral para nadie, es mi ejercicio cotidiano, por tratar de evitar ser todo lo malo que soy y por llegar a ser, todo lo bueno que creen que puedo llegar a ser, gracias.

 

  • Templanza: No comas hasta sentirte harto, ni bebas hasta la ebriedad.
  • Silencio: No hables más que aquello que pudiera beneficiar a otros o a ti mismo. Evita las conversaciones triviales.
  • Orden: Ten un lugar para cada una de tus pertenencias. Ten un momento para cada parte de tu trabajo.
  • Resolución: Lleva a cabo lo que debes hacer. Haz sin falta todo a lo que te comprometas.
  • Frugalidad: No gastes más que en lo que les cause bien a otros o a ti mismo. No desperdicies nada.
  • Trabajo: No pierdas el tiempo. Ocúpate siempre en algo útil. Elimina todo acto innecesario.
  • Sinceridad: No lastimes a nadie con engaños. Piensa con inocencia y justicia. Si hablas, hazlo bajo estas premisas.
  • Justicia: No perjudiques a nadie haciéndole daño ni omitiendo lo que sea tu deber.
  • Moderación: Evita los extremos, no guardes resentimiento tanto tiempo como crees que otros lo merecen.
  • Limpieza: No toleres la falta de limpieza ni en el cuerpo, ni en la ropa, ni en la vivienda.
  • Serenidad: No te dejes alterar por nimiedades ni por accidentes comunes o inevitables.
  • Castidad: Recurre al acto sexual rara vez y esto por motivos de salud o descendencia, pero nunca hasta sentirte harto o débil, y sin que llegues a afectar tu propia paz o reputación ni la de otra persona.
  • Humildad: Imita a Jesús y a Sócrates.

El libro está disponible en cualquier librería y se ha convertido en mi regalo predilecto para mis más queridos y admirados amigos.

Anuncios
Estándar