Sin categoría

LAS REGLAS DE ORO 2. “NO CONFUNDIR LO SUPUESTO CON LO AVERIGUADO” FELICIDADES Y GRACIAS PAPÁ

Serie dedicada a las reglas de oro de la política del Doctor Gustavo Baz Prada.

(Publicado el 16 de junio de 2012)

En mi mediana infancia conocí al Doctor Baz, ya había tenido contacto con el, pero ciertamente tuve conciencia de quien se trataba hasta unos años después, recuerdo que era un señor muy grande, mi papá lo refería como su maestro y me platicaba un montón de cosas de el: que fue gobernador muy joven, que hizo más de 10,000 apendicectomías, que por una de ellas le cobro  unos cuantos dólares más a una señora rica que se fue a Houston a que la operara el mismo Doctor que la operaría en México, que se levantaba a las 5 de la mañana, se daba un baño de agua fría y hacia mucho ejercicio.
En algunas ocasiones, Manolin y yo, acompañamos a mi papá a la casa de Baz o a su club, en donde desayunábamos muy sabroso y al final, se juntaba un dinerito entre todos y se pasaba el cubilete de mano en mano – éramos muchos – hasta que al final quedaban 2 y se jugaban el albur a un dado. Cierto día de diciembre, recién había pasado mi cumpleaños y estando próximo el de mi mamá, llegué a la final del cubilete habiendo librado un par de “pachucas” de las que me sacaron dos desafortunados más adelante en la mesa, cuando me tocó girar el dado, nubladamente recuerdo que gané aunque en realidad no sabía y finalmente aunque todos querían que el premio fuera para mí, mi papá decidió que debía dividirse entre el señor que llegó a la final y yo, que me quedé desconcertado.
Como si tuviera lumbre, en cuanto pude, me fui a comprar un “transformer” y un paquete de bolsitas de “krankys” de ricolino que fueron el regalo de cumpleaños de mi mamá, todo lo hice sin pedir autorización pues asumí que se trataba de mi dinero y que podía usarlo como mejor me pareciera; vaya como me fue mal esa noche cuando mi papá se enteró que había dilapidado aquellos pesotes en esas frivolidades, me sentí mal, como si hubiera hecho algo malo, aunque en realidad gran parte de mis recuerdos reprimidos tienen que ver con sentimientos parecidos.
En política, “no confundir lo supuesto con lo averiguado”, se refiere a grandes rasgos, a que la información es poder, siempre y cuando esté confirmada y sea entonces momento de compartirla con quienes debemos y en el momento que debemos (de esa otra regla hablamos después), además, de que nunca será igual de valioso aquello que conocemos por experiencia propia que lo que pensamos pasa o puede pasar en “x” o “y” circunstancia, finalmente, tiene que ver con el “hubiera”, que dicho sea de paso tanto en la política como en la vida no sirve para nada… ¿qué hubiera pasado si México le ganara a Alemania aquel partido de 1998?, ¿qué hubiera pasado si en lugar de comprar el mono y los chocolates le preguntara a mi papá que hacer?
Aprendí con los años, que no puedo asumir cosas si no tengo la experiencia suficiente como para darlas por hecho, incluso he de corroborar casi metódicamente cada cosa, cada hecho antes de darlo por sentado. Se ha convertido en un proceso mental y moral muy rápido que ejercito todos los días, antes de mandar un mensaje, de escribir una nota, de comenzar un hakuna, verifico la veracidad y el contenido, ya no se diga la valía de mi información, pero sobre todo busco el modo más asertivo de comunicarlo, todo eso lo aprendí al siempre dudar que en realidad gané aquella vez en el cubilete y al mantener la incógnita de porqué mi papá se molestó cuando vio que me había gastado aquella lana.
Dicho sea de paso, durante mucho tiempo me negué a apostar, no jugaba ni a las canicas y aunque mi infancia guarda recuerdos memorables de las largas jugadas de dominó, jamás volví a jugar por dinero, digamos que quede ciscado. Fue apenas hace unos años, que mi papá me ayudó, casi de manera karmática a poder jugarme aunque sea unos pesillos de vez en cuando, al transmitirme la filosofía de un amigo suyo: “el dinero del juego, es del juego”, así, tan simple y tan fácil lo que me gano en el juego, que viene de ese gusto por desprenderme de algo para jugarlo a la suerte, lo tengo que dejar en el juego, bueno casi siempre, con algunas quinielas he invitado a mis novias a comer y con uno que otro pai gow poker favorable me he comprado un gustillo o dos.
En fin, aquellas dudas, aquellas incertidumbres que te dan el saber si hiciste bien o hiciste mal, no pueden mantenerte martirizado o aislado de la realidad, por eso más vale averiguar las razones de esos sentimientos y definitivamente estar seguros de lo que suponiendo nos atormenta.
A MI PAPÁ.
Tengo tanto que agradecerle que no puedo reprocharle nada, porque aunque quisiera, cada cosa tiene una justificación y al paso del tiempo es plenamente entendida, todo, desde sus abrazos, sus llamadas de atención, sus cinturones, sus sacrificios, sus confesiones, su silencio, su comprensión, su apoyo, su cariño, su gusto de vernos contentos, su satisfacción de hacernos felices, de darnos lo que él no tuvo, tantas cosas, que decir gracias es aunque poca cosa, dicho desde el fondo de mi corazón.
Nadie nos quiere como nuestro padre y tampoco a nadie podemos querer igual que a un padre y supongo que igual que a un hijo, el amor de padre me ha dado fortaleza, seguridad y temple, mismos valores que les deseo a quienes por alguna razón no tienen o no tuvieron papá y mismos que uso para reprocharle a aquellos que siendo benditos de ser padres se condenan al no ejercer ese vínculo como se debe y como lo necesitan sus hijos.
Anuncios
Estándar
Sin categoría

PUBLICUS ERGO SUM

Kierkegaard, Sartre, Nietzsche, Shopenhauer o Simone Beauvoir, hubieran escrito sus tratados filosóficos al rededor de este principio, “publico, entonces existo”, en alguno de los extremos de la filosofía existencialista se hubieran ubicado el like de Facebook, el corazón de Instagram o el retweet. En la cantidad de reacciones estaría la intensidad de la existencia y en la nula respuesta, la afirmación sobre la duda del ser.

Nada de lo que compartimos en nuestras redes sociales escapa al deseo de nuestro ego por tener cada vez más likes o seguidores, pensamos constantemente en volvernos virales o, cómo el caso de las mamás y las tías, comparten todo cuanto puedan para evitar remordimientos posteriores, una continuación del famoso “sobre advertencia no hay engaño” o “no digas que no te lo dije”, que tanto disfrutan decir las mamás.

Mensajes cifrados, alertas, gritos de auxilio, ofrecimientos tácitos o consentimientos expresos, nuestras redes sociales muestran lo mejor de nuestra peor parte, esa que no sabe, quiere o puede vivir en el anonimato, tras la discreta y confortable línea de lo privado.

Hoy, gracias a nosotros mismos, sabemos dónde estamos, cuánto ejercicio hacemos, qué comemos, lo mucho que han crecido nuestros hijos, lo comprometidos que estamos con GOT, lo fuerte que es nuestro matrimonio, mostramos nuestras preferencias políticas y, en extremos publicamos hasta cuándo le damos de comer a los migrantes o a los perros callejeros. Mostramos una mejor versión de nosotros, editada, resumida y retocada.

Eso ha dado paso a un malévolo uso de nuestros propios datos, publicados en espacios virtuales que no son nuestros y por los que ni siquiera pagamos, lo que nos hace presas, del micro targeting por ejemplo, que le brinda a cualquiera que lo sepa usar y si pague, la oportunidad de ubicarnos y proporcionarnos información prácticamente individual que, sin saberlo, esta diseñada para dominar nuestras emociones, las elecciones en el mundo dan cuenta de ello.

Comencé a usar FB en el 2009, recuerdo que, sin razones serias, durante semanas nos dedicamos a saturar nuestras listas de invitaciones y recomendaciones para tener más “amigos” fue un encargo laboral y una consigna personal, a la distancia, me da risa y hasta un poco de pena, por ello quise enmendar mi error y después de tan sólo 10 años de tantísimas publicaciones, decidí eliminar contactos y quedarme con solo los amigos reales.

Películas y series futuristas, aunque hay que reconocer que el futuro ya no es lo que era, muestran una sociedad conectada, desconectada, seres humanos, cada vez menos humanos, idealizados en avatares, modificados con orejas y lengua de perro o de oso, condenados a vivir en un sub mundo digital.

Hoy, publicar en las redes sociales no solo es una muestra de existencia sino la existencia misma, lamentablemente,

cada vez más breve, simple y sin sentido, hemos comenzado a deteriorar la existencia como la conocíamos porque a la par de lo que se vive momento a momento, esta nuestra ansiedad por documentarlo con una foto, un video o un post.

Por el lado positivo de las redes, están los grupos, esos que nos acercan a los lejanos, a los similares, a los empáticos, los de whatsapp que nos unen a los amigos, la familia o los compañeros de trabajo, sacrificando desde luego, un poco de nuestra atención en dónde estamos físicamente.

No son moda, las redes están aquí para quedarse, forman parte de nuestras vidas y por tanto adquieren ya los matices de todo lo que es humanizado, buenas y malas, útiles o inútiles,inocuas o peligrosas, benéficas o malignas, son ya, materia incluso de estudios antropológicos, psicológicos, sociales y políticos.

Y al final, me dará mucho gusto ver las estadísticas de lectura de este hakuna, porque así, sentiré que existo.

Estándar
Sin categoría

domingo, 29 de enero de 2017

VIDA DE PERROS. RESILIENCIA.

Muchos de ustedes conocen o saben de la existencia de Boly, la perrita mechuda que le regalé a Valentina hace 2 años y medio y también conocen a Maky, la hijita de Boly y Frodo, de mis queridas amigas Candy y Normita Ponce.

Una tarde de fin de semana en la que la ya no tan pequeña niña come jitomates y yo nos sentamos a filosofar, jugar y ver video blogs, analizábamos la “perronalidad” de cada una de nuestras afelpadas mascotas, por un lado Boly es uraña, desobediente, arisca, enojona y volátil; Maky, por el contrario es juguetona, obediente, cariñosa, confiada pero también es más brava y ladradora.
Ante tales cuestionamientos le dije a la infanta arma legos, “mira hija, Boly nació en otro país, muy pequeñita la alejaron de su mamá y tuvo que viajar en avión y en cuanto transporte haya sido necesario para pasar aduanas, revisiones, hospedarse en algunos sitios previos antes de llegar a la tienda de mascotas en donde la encontramos, ha vivido en la casa de tus abuelos y en las casas que hemos habitado juntos, como su familia éramos primerizos en cuidados y en educación de perros y resultó que jamás aprendió algunas cosas básicas. En su segundo celo, teniendo apenas un año y 5 meses, viajó hasta Ecatepec a conocer a Frodo, el único y gran amor de su vida, con el que convivió sólo 30 minutos, para después regresar preñada y no volverlo a ver jamás. Durante 60 largos días cargó en su diminuto vientre a 7 cachorros hermosos, a los cuales parió y protegió como si lo hubiera hecho 100 veces (la naturaleza es divina), a pesar de sus esfuerzos, el último murió y aun así cuidó de él y de los otros 6 cachorros, los alimentó y vigiló hasta que poco a poco se fueron yendo a las casas que cuidadosamente escogimos para ellos, te consta que cuando cada que uno se fue, ella lo supo y sufrióhoy solo tiene a la más gordita y juguetona de sus hijas, que por cierto sigue soltera.
Boly tuvo que vivir todo esto, además de adaptarse a nosotros, a nuestras ausencias y regaños, a vivir en hoteles de perro, a viajar en avión varias veces, en fin, esa ha sido su vida y así ha forjado su carácter.
Maky nació y creció en el mismo lugar, rodeada por nosotros, siempre cuidada y vigilada por su mamá, no tardó en aprender a obedecer y respetar sus lugares, es muy besucona, jamás se ha desprendido de nosotros, sabe que somos suyos y no conoce el estrés porque siempre nos ha tenido cerca.”
Después de reírnos con el relato, pues la pobre Boly quedó como una madre soltera engañada y desamparada que ha viajado de aquí para allá y la Maky como una niña boba de película gringa de los 90, la charla me ayudó a forjar un criterio en Vale que creo que le puede servir en la vida, y es que aunque los perros son muy diferentes a los humanos, las circunstancias que individualmente nos tocan vivir pueden definir nuestro carácter, pero lo maravilloso en nosotros es el albedrio para decidir ser víctimas de los acontecimientos o héroes de nuestras batallas.
No importa que tan dura puede ser la vida, si estamos dispuestos a vivirla de manera valiente y agradecida, siempre valdrá la pena.
Todos los seres vivos somos resilientes, incluso algunos más que los propios humanos, pues a nosotros no solo nos guía el instinto sino sentimientos tan bajos como el rencor, la envidia o el odio que no nos permiten avanzar o crecer espiritualmente y por el contrario nos convierte en seres peligrosos, dañinos y tóxicos, peor que perros bravos y rabiosos. 
Fue una buena oportunidad para mostrarle que está en nosotros ser felices o infelices, o como lo he dicho en otras ocasiones, “hay muchas razones para ser infelices, lo que debemos de buscar son motivos para no serlo”.

PD. La inspiración es provocadora, se insinúa sin miramientos y te abandona muy facilmente, puede estar ausente mucho tiempo y de repente asediarte, abrazo cada momento y cada fuente de ella. Hoy veremos Lala Land, a ver que tal.
Estándar
Sin categoría

CAMINITO DE LA ESCUELA ÁLGEBRA, LÓGICA Y POPOTES.

Ir a la escuela es uno de los primeros actos de devoción que realizamos. Vamos con la convicción de que aprenderemos y será para bien, para mejorar.

Efectivamente, tener estudios, representó hasta hace 2 o 3 generaciones, 40 o 60 años, la garantía de que la vida no sería tan difícil al menos en el plano laboral, en México por ejemplo, los normalistas tenían trabajo y escalafón asegurado y, con una buena palanca, plaza en buen lugar y hasta director o supervisor podrías ser; prestaciones, casa, pensión y servicios médicos muy decorosos. Qué padre.

Ser Médico, Arquitecto, Licenciado en Derecho, Ingeniero, eran el verdadero ascenso social, cualquiera de estos profesionistas optaban por el ejercicio de su profesión, la función pública o la academia y les iba bien, los médicos por especialidades y los abogados por funciones, podían dedicarse a muy diversas y entre más particulares y específicas, mejor les iba, los cardiólogos, ginecólogos, jueces y notarios dan cuenta de ello.

Mis bisabuelos y abuelos comerciantes, todos ellos, querían que sus hijos estudiaran, que se dedicaran a algo más seguro que ser los hombres trabajadores que todos los días sin pretexto tenían que trabajar para que el sustento no faltara. Otras épocas.

Ir a la escuela es un derecho y una obligación, pero también puede convertirse en un enorme placer o en un penoso sufrimiento, muchos son los factores para ello, pero sin duda los buenos o los malos maestros son el más importante.

Recientemente conocí la historia de Julio Zamora uno de los ingenieros más prolíficos de INTEL, que era más bien vaguito y mal calificado hasta que un profesor, uno solo, le destapó el cerebro y el gusto por las matemáticas. ¿Qué hubiera sido de Julio sin ese maestro?

En mi justa dimensión pude entender y amar el álgebra gracias a mis maestras Lupita Valero y Gina Dávila (qepd) lo explicaban de una manera tan clara que hasta un burrazo como yo les pude entender y hasta sacar buenas calificaciones. Benditas sean.

La lógica me entró por lo claro de la antología de la UAEMEX, resulta que una noche de sábado de 1993 me encontraba desesperado en mi cuarto de adolescente tapizado con los pósters de Alejandra Guzmán, Tiffany Amber Thiesen, los Lakers de LA y los Pistones de Detroit, tratando de entender lo que hasta ese momento era letra muerta, no era culpa de Ricardo Casas Vilchis, mi catedrático, sino del modelo escolar, me asfixiaba el aula, a los 15 años (y siempre) estar encerrado por mas de 1 hora representaba una garantía de que me distraería con cualquier cosa. Sin embargo, encerrado en mi cuarto, escuchando cómo el resto de la familia pasaba la tarde viendo las pelis del video centro de Colón, una extraña luz atravesó los techos de aquella hermosa morada y me iluminó la cabezota, a partir de ahí, solo conocí los dieces en esa y las disciplinas afines y, desde luego, ese catedrático y todos los demás fueron mis cuatachos, salvo, desde luego, un señor Basilio, al que, previamente en un fallido curso propedéutico, no le entendí nada.

¿Me creerían si les digo que todas y todos los maestros a los que les entendí y entiendo se parecen, en algo al menos y que a la inversa todos aquellos a los que no les entiendo, incluso con los que he tenido problemas, también se parecen? Desde Lulucita que vino a sustituir a Berthita en quinto año de la Carlos Hank González. Tal vez sea coincidencia, predisposición o simplemente que me gusta ser el consentido. En fin.

POPOTES.

¿Quién tiene la culpa de la crisis de popotes?

¿Sabían nuestras abuelas consentidoras que darnos ese enorme gusto -y golpe de azúcar- con popote, estaba matando al planeta?

¿Lo sabía Oli, lo comprende la niña becerro, que ha tomado más “chai late venti con deslactosada que agua en su vida?

No.

Durante la etapa consumista de la humanidad, digamos que durante el capitalismo, nuestra vocación de consumo ha superado incluso el entendimiento de los males que provocamos con nuestra explotación desmesurada de todo lo que nos brinda la naturaleza, parece a veces, que somos la plaga que destruirá a este hermoso planeta, en lugar de la especia más desarrollada y entendida que lo conservará.

Y no, no se trata de inventar popotes comestibles y llevarlos al Shark tank, se trata, lo digo así por el énfasis, de dejar de consumir a lo pendejo.

Prometo que busqué otros términos, pero en serio me parece el más adecuado.

Estándar
Sin categoría

JOSEFA, EL GAS Y DISNEY.

Al ritmo que lleva la cuarta transformación estoy pensando en subirme a la cosa esta del Twitter más en serio, pues creo que varios comentarios cortos y espontáneos pero afilados son necesarios, quizá una versión de Hakuna pajarera aparezca pronto, mientras tanto un par de textos ya listos, o casi, tendrán que esperar pq la ex titular de SEMARNAT ocupa mi mente y de paso, pues aprovecho para escribir sobre películas, que tanto me gusta. Lo del gas, aunque delicado, es un complemento que, como los frijoles refritos, el guacamole, la enchilada o la enfrijolada, no son necesarios, pero terminan de satisfacer, hacen ver más bonito el plato y en este caso, suena más fregón para estrenar la sección “conspiracy theory”.

Josefa González-Blanco Ortíz-Mena, desconocida hasta hace unas horas incluso, por casi todos, renunció al cargo de Secretaria del Medio Ambiente de México, porque se tomó el atrevimiento de retrasar un vuelo comercial, en el que seguramente es el aeropuerto más estresado del mundo, no por la cantidad de vuelos, ahí muchos le ganan, sin embargo sus condiciones físicas, técnicas y operativas, hacen del aeropuerto Benito Juárez una zona de guerra con salones premiere, cantinas, tienditas de todo, cafeterías fifís y muchas historias que se vieron modificadas por una sola personita.

A diferencia de otras partes del mundo, en México, el influyentismo era bien visto o tolerado, hasta no hace mucho, incluso creo que en ciertas cosas todavía aplica, digamos por ejemplo en los clubes nocturnos, los restaurantes de moda, los centros comerciales, las tiendas, las escuelas privadas… espérense, creo que sigue aplicando para todo, el nuevo riesgo para quien lo ejerce es el quemón público vía las redes sociales, Lord,s y Lady’s dan cuenta de ello e incluso somos tan curiosos que hay quienes disfrutan esa notoriedad. Saludos a mis Lord y Lady favoritos.

¿Hizo mal Josefa? Claro, 1000 veces si, ¿es su culpa? Pues no del todo, no solo está su formación como heredera de estirpes de caciques y poderosos sino toda la serie de personas que no le dijeron que no, ¿o ustedes creen que le llamó directo al piloto del vuelo 198 de aeromexico y le dijo, te me esperas porque es orden presidencial?

Aun así creo que la aerolínea hizo todo cuanto pudo para que esto fuera un escándalo y lo logró.

Pero se les quemaban las habas porque algo así pasara, seamos realistas, amlo (a quien por cierto deberíamos crear una propuesta para invertir su nombre y que primero vaya el Manuel) en vuelos comerciales es Malo para todos, de nada nos sirve un Presidente que causa más inconvenientes que gusto cuando toma un vuelo comercial y aunque el TP01 ya es historia y hasta ícono de lo que no debió ser, hay una flotilla muy decente de todo tipo de vehículos que resguardaba, -desapareció en el primer acto- el estado mayor presidencial, era incluso distintivo de moderación entre los integrantes del gabinete, hacer uso de las aeronaves oficiales, mandar los oficios, someternos al estrés de las confirmaciones en lugar de salir de Toluquita en alguna navecilla fletada, o como en el caso de la SEMARNAT en el avioncin de su hija la rica: CONAGUA. El estado mayor presidencial, sus leyes, reglas y usos, le brindaron a la presidencia de la república operatividad, seguridad y solvencia, permitía, entre muchas otras cosas, que los traslados del Presidente y sus funcionarios no causarán molestias ni preocupaciones, ni nada, su mejor trabajo era no aparecer.

Con su altercado, Josefa pone la vara, a partir de aquí, cualquier inconveniente a la aviación comercial, deberá ser medido igual, solo la renuncia de quien o quienes lo provoquen será admitida en el ánimo popular. So, bringing down.

PD. Aladin.

Disney, se niega a desaparecer y a reinventarse, apela a pastorear contenidos ya probados y exitosos en otras generaciones, “tropicalizándolos” a la actualidad, así vi Aladino, un ladronzuelo famélico de buen corazón que se enamora de Jazmín, que más que su esposa, quiere ser Sultana, porque quiere y entiende a su pueblo, hasta 2 canciones le inventaron a este renovado personaje femenino, y aunque el resto de la historia original es particularmente asincrónica y políticamente incorrecta (maltrato animal, esclavitud, prostitución, etc.) Disney se las arregla para mostrarnos una cosa bella en technicolor que apela a otra época y a otras latitudes y al empoderamiento de la mujer, guiño, guiño a Bollywood y a las niñas. Son manchurianos. Sin embargo creo que deben encontrar un impulso distinto a comprar y a repetir todo, a pesar de ello la peli funciona, entretiene y generará, seguramente, muchas ganancias. Obvio la Vale ya pidió el charm de lámpara.

CONSPIRACY THEORY.

El gas. Hablar de fracking es peor que el klingon o el esperanto, se trata de un tema tan monopolizado por las corporaciones y los expertos, que a veces cobran en esas corporaciones, que resulta ser un asunto que sentimos alejado, poco claro y aburrido, cuando en cualquier mesa quiero abordar el tema, las respuestas son del calibre de “se vienen muchas cosas” “está cañón ese tema en todas las escuelas”, “pero eso solo le da a las mujeres”, porque los grandes intereses así han querido que sea; el gas es un energético vital para, entre otras cosas, la generación de energía, no me crean, pero estás bombas de apagones yucatecos, pueden ser el preludio de un norte mexicano perforado para hacer, grandes fortunas, mucho gas y matar al país, envenenando su agua. Tiempo al tiempo.

Estándar
Sin categoría

VECINOS. LÍMITES.

SEMEJANTES ATRAEN SEMEJANTES.

No hay en el catálogo de relaciones humanas una más compleja que la vecindad, circunstancial, aleatoria, misteriosa y angustiante, este vínculo se rige por complejos entramados casuísticos.

Ya sea cerca o lejos, arriba o abajo, todos tenemos vecinos, incluso el anacoreta o el ermitaño tienen, por fuerza, vecinos.

Invariablemente, los vecinos son los seres ajenos a nuestra intimidad que más nos conocen, o al menos que más saben de nosotros (más ahora con estas hordas de grupos de whatsapp y estas bardas de plástico), un vecino que desarrolle interés, puede convertirse en un biógrafo bastante confiable.

De todos los vecinos que conozco, los míos y los demás, es justo reconocer a aquellos que se limitaban o limitan a respetar, no juzgan con la mirada, no califican, no invaden espacios, sortean con prudencia los contratiempos y, cuando es necesario, hablan, dialogan, saludan y lo hacen con cordialidad.

Cuando se va a hacer una reparación que pudiera resultar molesta, no solo avisan, solicitan autorización, jamás, ni por error toman algo que no sea suyo, no se exceden en nada, a pesar de disfrutar plenamente su propiedad, esos vecinos, son una bendición. Diría que en ese sentido sería felizmente vecino de mis papás toda la vida.

Si buscan en Ecosia (Por cada 45 búsquedas plantan un árbol) “vecinos” toooodas las referencias son a la serie de televisión mexicana, si buscas en inglés (neighbor) aparecen el significado, la traducción al español y un video juego, tienes que escribir vecinos y biblia o derecho para encontrar alguna referencia. Hay novelas, películas y programas de tele dedicados a los vecinos, buenos y malos.

Si el principio fundamental de las religiones cristianas es “ama a tu prójimo como a ti mismo” parece que ahora le hemos añadido una excepción… “menos a tu vecino”.

Sometidos a convencionalismos sociales, diferentes en formación, educación, cultura, en fin, diferentes, las personas de a lado son nuestro permanente proceso de adaptación a los demás, por ello quizás resulta mucho más sencillo emproblemarse.

En la primera etapa de mi vida, de la que no tengo recuerdos, solo referencias paternas y maternas, por cierto bastante bien narradas, vivimos en un departamento en la contra esquina de la bombonera, un matrimonio mayor nos procuraba a diario, nos compartían hasta el tv comunal, la señora platicaba con mi joven madre y eso hacía más llevaderas las tardes, la vida misma, 2 viejitos paternales y el Toluca F.C. pusieron alta la vara.

Así, tras una breve travesía que incluye 10 mudanzas, he tenido muchos vecinos, algunos se volvieron mis amigos y muchos nos hemos visto pasar sin más en común que el código postal, que debiera por fuerza, hacernos tener más en común.

La vecindad obedece a los límites y estos comienzan en las personas y se continúan a las habitaciones, las casas, las calles, las colonias, los barrios, los pueblos, las ciudades, los estados los países, los continentes y, así podríamos seguir hasta relaciones inimaginables. Los de Obregón y Hermosillo, los de Almoloya y Santa Cruz, los de Coahuila y Texas, los de Israel y Palestina o los de Lomas Altas y Zopilocalco, los de Tlatelolco y Azcapotzalco en la época azteca, los españoles y los catalanes, en fin, vecinos en conflicto que pelean por territorio, bienes naturales, religión o hasta por costumbre.

Al respecto de esta compleja relación humana no hay una clase en la escuela que nos enseñe a sortearla, diría que en todo caso el sentido común, el respeto y la comunicación son fundamentales, no estoy pidiendo que se aprendan el código civil o el manual de Carreño, tampoco que se hagan mejores amigos, los vecinos son la continuación de casa y por lo mismo están expuestos a nuestros mejores y peores momentos, sin embargo no los gobernamos ni nos gobiernan ni creo necesario dirimir en los tribunales cada desavenencia, no, de verdad con respeto, llano, puro y simple, estamos, cada quien en el suyo, del otro lado.

PD. Señora, amarre a su perro, eduque a su escuincle y dígale a su viejo que respete el límite de velocidad y la atienda con mayor acuciosidad y a la brevedad.

GAME OF THRONES

Daenerys se dio gusto rostizando King’s Landing, tanto tiempo en campaña, ganando adeptos, que la seguían ciegamente, para dejarse llevar por sus más bajos instintos, hacer su voluntad y volverse loca, habría que agregarle a todos sus nombres, Pejecita de chairos.

Estándar
Sin categoría

¿Quién levantará la voz?

Hace apenas 2 años, el 2017 iniciaba atropellado, los aumentos en las gasolinas provocaron movilizaciones increíbles, no solo de protesta, sino de amenaza, negocios fueron violentados y rapiñados por algunos de esos manifestantes, ¿quiénes eran? ¿Porqué se sintieron tan agraviados? ¿Cómo afectaba la medida sus economías personales?

Hace 6 años y 5 meses, mientras el expresidente @EPN tomaba protesta en el Palacio de San Lazaro, unos inconformes vandalizaban la ciudad, rompieron ventanas, grafitearon paredes, incluso enfrentaron al, hoy desaparecido, cuerpo de granaderos, ¿quiénes eran? ¿Porqué se sentían tan agraviados por la toma de protesta de, quien hasta entonces, era el mexicano que más votos había recibido en la historia? ¿Cómo afectaría el cambio de gobierno sus vidas?

Hace poco más de 12 años, el hermoso paseo de la Reforma en la ciudad de México, una de las avenidas más reconocidas e importantes del mundo, fue ocupado por casas de campaña, letrinas y miles de simpatizantes de quien manifestaba haber sufrido fraude electoral, en lo que ciertamente, fue una contienda competida, desigual y con gran intromisión del entonces presidente de la República, los costos económicos y de imagen internacional, fueron altísimos.

Los agraviados, el agraviado, grito hasta desgañitarse, protestó el cargo de presidente legítimo y nombró un gabinete alterno, comenzó lo que concluyó en julio del 18 con su avasallante victoria electoral.

Al margen, por encima o usando en su conveniencia las leyes, el gran opositor recorrió todos los municipios del país, ofendió a sus oponentes, desacreditó a sus críticos, leyó, en el colectivo mexicano, el desencanto, el enojo y la angustia por verse rebasados en parte por un gobierno insuficientemente efectivo y en parte por la sangre derramada por el crimen.

Alzó la voz, ofreció cambiarlo todo radicalmente, desbarató los partidos políticos en dónde había militado y armó el propio, seguido por multitudes enardecidas, hizo campaña muchos años, más que todos sus oponentes juntos (tooooodoooooos), habló, habló y habló, de lo que quiso, de lo que la gente quería escuchar, se convenció a sí mismo y luego a una inmensa mayoría, de que él era el mesias, el elegido.

Hoy encabeza el gobierno, sin contrapesos, y al parecer sin más ideas o planes que los que dijo en su campaña, debilitó al gobierno, enflacó a la burocracia, vendió el avión que nunca tuvo Obama, se redujo el sueldo y en cascada a muchos, dio gusto al pueblo justo y sabio que le acompaña en sus consultas a modo, comenzó entonces una era en la que nos negamos a aceptar una realidad inegable, vivimos en un régimen populista, clientelar, opaco y de un solo hombre, que minimiza a sus detractores, denigra a la sociedad civil, desconoce la división de poderes y no respeta a las instituciones del país y por

ello, es muy popular; ante sus decisiones no hay manifestaciones violentas, no hay detenidos, no hay delitos que perseguir.

Quiénes callamos durante años, hoy tenemos que comenzar a hablar, a criticar, incluso a

auto criticarnos, acostumbrados al respeto sepulcral, a las “liturgias” y a pensar que todo será arreglado por un poder supremo, nos acostumbramos a dejar que otros se quejaran, que otros se manifestaran, fuimos protestantes de modas, vestidos de blanco, o de colores, o en silencio, como los industriales en el Ángel.

Recientemente leía a Enrique Krauze y coincido, los empresarios deben alzar la voz, al estilo de Maquio o al que les acomode, pero deben hacerlo, lo mismo debemos hacer los demás, que por muy pocos que seamos al menos somos la quinta parte de la población de este país, una parte indispensable para que los engranes sigan funcionando.

No formados en las gasolineras, no acaparando, no sacando el dinero del país, quienes lo tienen, no especulando. Debemos gritar trabajando, produciendo, promoviendo a México en el mundo; podrán hacernos a un lado, ignorarnos, quitarnos programas o simplemente intentar desaparecernos, pero somos la oposición de un régimen que pretende limitarnos a lo mínimo.

El Presidente, al asumir el cargo, ha dejado un vacío que llenó durante 12 años, el del opositor, ¿quién será ahora, el que levante la voz? No lo sé, espero que así como él fue un duro crítico y opositor, surjan liderazgos propositivos, esperanzadores, vaya, realmente contrarios a lo que hoy padecemos, pero también espero, que así cómo desempeñó magistralmente su papel de opositor, amlo, lo haga al menos decorosamente, ahora ostentando la figura que tanto atacó.

GOT.

Arya Stark.

AVENGERS.

Sin duda merece un Hakuna solito, de menos. Ya vendrá.

Ya pa qué les digo del Toluca F.C.

Estándar